Corazón a papel

Suscríbete

Mis amigas las comillas

si, amo las comillas.

Todos lo hemos hecho. Robar. Si, de algún modo, aún sin realmente planificarlo al despertar… –“a veeer… hoy tengo una cita, doctor y… robar, ajá en la esquina un par de naranjas.”-
Pero lo hacemos…

Si estás leyendo estás a punto de tener que escoger. Estás a punto de ser responsable. A partir de.. la… siguieeeente líiiinea… ya vas a saber y no vas a poder excusarte (Por eso la Biblia dice en Eclesiastés 1:18 que el que mucho sabe mucho sufre… sorry)
Somos meros “fregados” dirían en mi tierra, es decir, tenemos maneras de doblar nuestras propias reglas y escurrirnos entre mandamientos para beneficiarnos a costa de alguien mas. No es necesario andar asaltando en camioneta con arma blanca, negra o del color que sea, para robar. Hoy con la compu es de lo más fácil del mundo!
La consecuencia varía pero la motivación sigue siendo bárbaramente idéntica: agarrar algo que no es mío porque yo quiero y por eso lo agarro. Punto.

Cada vez que damos COPY…PASTE a cualquier foto, comentario, artículo, diseño en la red, en efecto, estamos robando.

No sé de leyes y la verdad, casi ningún país ha resuelto el asunto este, -porque creo que los niños con hambre aún están en la lista-, pero les puedo decir que con ley en papel o sin papel, tomar algo que no es mío para decir que lo es, tiene nombre y se llama robar. Por eso digo… el corazón que se rinde a Dios no necesita ley.

Si no es nuestro: o lo pagamos o lo agradecemos, o lo dejamos en paz!

Es un clásico ya, el de los Status de Facebook robados… de repente alguien aparece con un status profundo y conmovedor, que se supone que se le ocurrió como a Newton lo de la gravedad…

Una manera de agradecer es dar créditos. Simplemente poner pies de página, mencionar al artista autor del dibujo o poner mis queridísimas comillas “”… si no requiere tanto hombre! (o mujer!) Por eso, todo lo que no se me ocurrió a mí, lo encierro en comillas… es un gesto de amor al prójimo, bien pequeño, y para mí, bien importante…

Eso de que “todos lo hacen” es una excusa ridícula e infantil para el que quiere agradar realmente a Dios, sino, pregúntenle a Daniel. No se vale creer y confesar las promesas de Dios, si por el otro lado robamos y mentimos en cosas que parecen no importar.

En serio, mi afán no es caer mal, (deplano eso lo consigo de gratis y sin afanarme pues, jaja) sino decirles a todos los de buen corazón, que por tratar de esparcir una idea, mejorar una imagen, presentar un trabajo con excelencia… bombean… clavan… hacen “mano-e-mono”… roban. Ustedes que se sienten aludidos y no enojados, sino movidos a ser diferentes en esos pequeños detalles, mi beso y abrazo. Al resto lo perdí allá en la 5ta línea.

Ni me den cuerda con lo de la piratería… suspiro

Al final, la cosa se trata de un ejercicio de carácter, en las cosas que parecieran pasar desapercibidas… Al final, siempre y todo, se trata de Él“Nadie debe abusar de nadie. Muestren respeto por mí. Yo soy el Dios de Israel” Levítico 25:17

 

También estoy…
En Twitter, en Facebook, en mi Blog

www.aixadelopez.org

Firma Aixa de López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *