Corazón a papel

Suscríbete

El regalo inconveniente

IMG_2018Por Aixa de López

 

Hoy descubrí otro regalo hermoso en nuestra hija pequeña: un corazón altamente sensible.

Ella me había contado de cómo hace un tiempo atrás, en su vida antes de ser una López García, uno de los perros del Hogar de Niños donde vivía, había muerto… “mami vieras… se siente una tristeeeza… lloré toda la noche… no podía dejar de llorar”. Y hoy mientras trabajábamos un proyecto con el equipo de Zona de Campeones (ministerio de niños de la Fráter), y ella miraba Cómo entrenar tu dragón, en el fondo del salón, mi esposo notó que algo andaba mal y me llamó. Estaba frente al monitor, con grandes lágrimas rodando sobre sus cachetes. La levanté y la llevé afuera para indagar.

¿Qué paso? Movía su cabeza con un no. ¿Te asustó algo? Nada. ¿Recordaste algo? No.

Conozco esa película, es de mis favoritas, y vi otra posibilidad… ¿te dio tristeza lo que le hicieron a Chimuelo (el dragón protagonista)? Asintió con la cabeza. “No sé cómo explicarte lo que pasó en la película, pero sentí tristeza” me dijo. Que belleza de momento, reconocer una virtud en el corazón de un hijo. Le expliqué que su corazón era grande y capaz de sentir tristeza ajena, y ese era un regalo.

A veces Dios nos bendice con regalos incómodos… porque nos hacen la vida un poco más dura. Se la pasa mejor un insensible incapaz de conmoverse, que alguien como ella, o como Tita…

Mi amiga Tita, y su grande y sensible corazón… a menudo lloramos juntas, y nos amamos orando la una por la otra y nos recordamos una a otra las promesas eternas que nos sostienen. Trabaja en un área marginal. Baja literalmente a lugares que la mayoría prefiere ignorar, y ve a los ojos la maldad, ve a los ojos a los daños que deja la injusticia y asombrosamente… sobre todo, ve la belleza y poder de un Jesús que permanece cerca de los quebrantados de corazón. Y allí en medio de lidiar con este incómodo regalo de tener un corazón grande y sensible, con tener el problema de que le duela el mundo, allí mismo está el verdadero gozo de su vida.

Un corazón grande y sensible sufre porque se une al dolor del otro, lo adopta, lo lleva a su almohada, lo llora. Y ese tipo de corazón es un regalo de Dios. No una debilidad. De hecho, sin ese tipo de corazón, “Hágase tu voluntad en la tierra, como en los cielos” no sería posible.

La gente que Dios usa para cambiar el mundo no es la que conoce la información, sino la que siente lo que su prójimo siente y hace algo al respecto.

La oración más frecuente que hago por mis hijos puede que asuste un poco… Claro que le pido que los guarde, etc… pero le ruego a Dios que los alcance y los cautive… y le pido que lo glorifiquen al precio que sea necesario. No oro para que sean “felices” (no como se entiende eso convencionalmente), oro por corazones que paguen el precio de llorar por el dolor ajeno si es necesario porque allí está el secreto de la felicidad eterna, porque allí está Él. De aquí a mil años un buen sueldo y una pared de diplomas no traerán el gozo que trae morir a uno mismo para hacer grande a Jesús. Es que el Reino no avanza con gente que tiene su propia felicidad en el trono de su corazón. El Reino de los Cielos ha avanzado y avanzará por gente dispuesta a bajar y ver el dolor a los ojos, dejar su comodidad, y ensuciarse las manos aún sin que hayan cámaras rodando.

Si todo lo que yo quisiera fuera que mis hijos (o cualquiera que se llame cristiano) fuera feliz, sería demasiado limitada mi petición y de muy corta duración. Todo lo que la gente naturalmente piensa que la hace feliz, se pierde. Piénsenlo un poco… empezando con la comida fina que pueda llenar la panza, con los cachivaches que llenan las casas, los closets y los garajes, y terminando con las cuentas bancarias y las condecoraciones, todo, se queda aquí.

No me malentiendan, no deseo a mis hijos pasar miseria, pero deseo un millón de veces más que estén listos a arriesgarlo todo por la causa de Cristo, que aferrados a todo eso con miedo, y “ganar el mundo y perder su alma”

Quiero alimentarles el amor a Cristo, y eso sólo se logra matando de hambre su egoísmo. Yo no quiero verlos tener el éxito del mundo, en donde Jesús es opcional. Quiero verlos lanzarse a sueños tan imposibles, que al verlos andando, sólo puedan señalar arriba, y le ruego a Dios que esos sueños no se traten de ellos. Sino se traten de los demás, de su bienestar, de la salvación de otras almas. Quiero que vean en Jesús el tesoro mas deseable y valioso, que ya está asegurado porque Él se los entregó gratuitamente y que por eso, hagan como el de la parábola y vendan todo lo que tienen, se gasten la vida, no en hacerse un nombre, sino en hacer conocido y amado El Nombre. Que no le huyan al dolor de andar cargando adentro un corazón que siente fuerte y que llora. Que no se escondan de encarar la injusticia por miedo, que sepan que ya ganaron, y que el cielo es de los que lo arrebatan porque descansan en el trabajo terminado de Cristo.

Oro para que Dios los haga valientes y mansos. Esa combinación que sólo es posible en Jesús. Que su corazón grande y sensible se mueva a tomar decisiones riesgosas y hasta aparentemente locas. El corazón valiente no es duro, es el que se atreve a sentir profundamente la aflicción de otros. Que la gente que se mata para tener lo que los anuncios venden, les llame locos.

Y oro por mí, para que Dios me haga valiente de seguir queriendo todo esto. Yo les llevo la delantera a los 3, no por ser mejor, sólo por ser más vieja. Y ya entendí muy bien, que el llamado de Jesús no es a tener una buena vida aquí, aunque por su gracia gozamos tantas tantas bellezas… muy a menudo, seguir al Maestro Carpintero no nos trae felicidad aquí en la tierra… el llamado de Jesús es tomar la cruz y seguirle, es morir a nosotros para vivir para Él, es dar la otra mejilla, es sentir dolor ajeno para compadecernos hasta de nuestros enemigos… todo, porque sabemos que nuestra ganancia es Él. Y Él es más que suficiente.

Bendito sea el Dios de la Biblia, el corazón más grande y sensible, que se hizo vil como nosotros, a los que amó y por los que sufrió, Emmanuel, Dios con nosotros.

 

Aixa de López está…

En Twitter, en Facebook, en su Blog

 

 

 

 

Firma Aixa de López

11 respuestas a “El regalo inconveniente”

  1. Alejandra Cano dice:

    Me gusto mucho tu articulo, y estoy de acuerdo contigo, Dios siempre es mas que suficiente. Tambien te quiero felicitar, por que me doy cuenta que expresas una teologia Cristocentrica en estos tiempos empañados por teologias de prosperodad, que nos vuelven egocentristas alejados del verdadero llamado hacia nuestro projimo.

    • aixa dice:

      Gracias por el apoyo al leer y tomar el tiempo de escribirme! Me duele muchísimo ver enseñanzas que alimentan nuestro ego, no que nos llaman a morir a nosotros. Es una tragedia. A perseverar hasta el final.

  2. Marytzha dice:

    Pastora Aixa la saludo desde aquí en TuxtlaChico Chiapas, México.

    todas sus notas son de mucha bendición a mi vida, deseo que nuestro Señor Jesucristo le bendiga & la siga usando.

    Reciba 1 abrazo. #BuenasTardes aqui las 13:40 hrs. 🙂

  3. Carla dice:

    Bello mensaje hna Aixa
    Lo quiero para mis tres hijos tambien y le ruego a Dios fuerzas y mas Fe para conducirlos a El.

  4. Jose A. dice:

    Siempre me hacen tan bien tus posts. Que difícil es tener un corazón así, uno que se mueve a compasión con facilidad, uno al que no le es ajena la miseria del que tiene al lado, pero estoy convencido que es más difícil, querer amar y no poder. Como me es de difícil, querer cumplir para lo cual Dios me ha rescatado, como se opone mi corazón a ser sensible y a amar al que tiene al lado, he buscado y he tratado, pero mi resultado siempre me enoja, un corazón que no encaja a lo que creo, que no encaja a lo que palpita en mi espíritu y mi alma y en la convicción en mi Jesús, pero sigo esperando en Dios, que esta no es mi realidad, que es una etapa nada mas. Algo ha de querer que aprenda de esto, supongo que algunos nacen con un corazón grande, como la pequeña Darly, pero a otros les crece con el tiempo, siendo esculpidos con amor, con amor que viene de Jesús, con amor que es Jesús, pero, que difícil es esperar, que difícil a veces buscar y no hallar, que difícil es querer amar y no poder.

  5. Jessica dice:

    Hermoso me encanta la forma tan especial con la que compartes el mensaje, siempre que te leo mi corazón queda retado, te bendigo, un abrazo.

  6. Irma dice:

    Me encantan sus corazones a papel pastora,son taaan reales! 🙂

  7. Jessica dice:

    Antes solías responder a los comentarios…

    • aixa dice:

      Aún trato. Siempre es lindo leer los comentarios. Me escribiste algo que no respondí? Seguramente wordpress lo envió automáticamente a spam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *