Corazón a papel

Suscríbete

Detestable. Gracias.

Puedo dar gracias por lo que no entiendo. Puedo dar gracias por lo que me parece detestable. Y debo. Porque nada en mi vida está pasando, ha pasado o pasará sin el cuidado de mi Padre, el que conoce el fin desde el principio. Mi disgusto se vuelve momentáneo cuando volteo a verlo, y recuerdo lo que olvido con tanta frecuencia:

ESTO NO ES TODO.

Esta vida es mi desierto antes de la verdadera tierra prometida, mi corazón y cuerpo inundados de pecado y redimidos, necesitan ser domados y eso no sucede sin espinas. Si Dios lo dio, es porque lo necesito, si Dios lo quitó, es porque lo necesito. Puedo no entenderlo, puede no gustarme, pero… he llegado a conocer que me ama, porque me dio a su Hijo. Puedo soltar mis planes y deseos cuando veo que me extiende sus manos… que aún usan sus cicatrices para recordarme que el sufrimiento pasa y que lo peor que pudo haberme pasado, me pasó en Él y está saldado. Si, lo de hoy duele, lo de este año duele, pero su muerte y resurrección garantizan que jamás podrán competir con la gloria de verlo por fin a los ojos y gozarlo eternamente.

Puedo y debo dar gracias hoy por lo que encuentro detestable, porque ama.

Firma Aixa de López

Una respuesta a “Detestable. Gracias.”

  1. Eunice Rivera dice:

    Muchas gracias!! Bendiciones ♥️🙌🏻

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *