Corazón a papel

Suscríbete

18 aixismos de la gracia

foto por mi. gloriosa mañana en la calzada Roosevelt

Por Aixa de López

 

La gracia es un regalo inmerecido de la fuente más impensable.

Es una casa con un letrero en la puerta que dice: espacio para errores disponible.

Es un hospital al que se entra en las peores condiciones y sin dinero, para recibir el mejor trato.

Es un ruedo extra largo, escondido en el pantalón, que sabe que somos capaces de crecer y que está disponible cuando pasa.

Es el poder de saberlo todo, pero amar de todas maneras.

Es un corazón capaz de latir por dos, porque trabaja amando cuando el otro se cansa.

Es un Nicolás en el vientre de una Pao.

Es un reloj que se estira para que quepa la paciencia.

Es la medida exagerada al dar y la medida olvidadiza al demandar.

Es una lupa que mira gigantes las virtudes y la misma que empaña el retrovisor para que miremos para delante.

Es la que sabe todas las vergüenzas del pasado y decide embarcarlas en el Titanic. Aunque pudiera exhibirlas en el Metropolitan de Nueva York.

Es la manta más perfectamente suave, acolchada y bien lavada con el poder de hacer soñar para mañana.

Es el lugar al cual se llega, no por los mapas o las brújulas, sino porque se nos manda a traer porque andábamos perdidos.

Es la mañana perfecta con olor a café recién hecho, luego de la noche donde te pronunciaron muerto.

Es vivir en horas extras.

Es la que sabe lo que pesa tu condena y más te quiere libre.

Es la carta de libertad firmada por quien tú pensabas que mataste, pero que salió de la tumba y te sonríe.

La gracia se hizo hombre, porque quiso.

Es la sonrisa que me espera porque yo le sonreí de vuelta.

Tiene nombre, Jesucristo.

 

También estoy…

En Twitter, en Facebook, en mi Blog

Firma Aixa de López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *