Padre que da, no pierde.

mi papá y yo, 1977.

Por Aixa de López

 

Líder, proveedor, protector, héroe… Las etiquetas que se colocan sobre los pobres hombros de los papás son tan cliché como los regalos que se ponen en oferta! Los “buenos papás” cumplen con estos adjetivos. Ellos hacen lo que se supone que deben hacer. Están allí, trabajan, llegan, dan. Si señor.

Si revisamos la lista de virtudes paternales, todas, toditas tienen en su médula, un desprendimiento voluntario de algo preciado: tiempo, fuerzas, espacio, dinero… Los papás “buenos” dan. Los papás “malos” se van y no sólo dejan de dar, sino quitan. Quitan valor, seguridad, afirmación, protección.

Ok. Entonces, ¿Los papás “buenos” se quedan y dan y por eso son buenos? Mmm… esa es la mitad de la verdad. Y las medias verdades atropellan tanto como las mentiras enteras. La verdad entera es que solo somos tan buenos como los motivos de nuestro corazón. Lo que nos empuja a hacer lo que hacemos, esa, es la medida de la verdadera bondad. Entonces, un papá sólo puede ser bueno en la medida que la actitud de su corazón es buena. Es que oigo a “buenos” papás que se quejan a menudo de tener que dar.. de tener que ir… estar… oír… Cumplen, pero su corazón no tanto.

Si al dar, sentimos que nos deben un favor, estamos perdiendo, no dando. Si al dar, apuntamos en nuestro cuadernito de fiado interno, estamos perdiendo, no dando. Si al dar nos sentimos con el derecho de exigir, estamos perdiendo, no dando. Dar sin gozo no es dar, es perder… y un papá conforme al corazón de Dios, es un dador alegre… (JA! Y pensaron que esa sólo servía para los sobres de diezmo!)

Al conocer y sentir a Dios ser mi papá, lo estudio y me detengo a ver que la marca distintiva que lo hace el estándar para cada papá, está parqueado acá: se GOZA en dar. Lo goza… Es una larga historia, pero puedo decirles que Dios me mandó a regalar rosas solo para verme la cara… esa clase de papá tengo. Tenemos. Eso sólo me hace amarlo en otro nivel, sería una ingrata proporción Godzilla si viendo esa calidad de amor, me volteo y abuso… Tener un papá dador debe hacerme una hija que goza darle satisfacciones a él…

Queridos papás, no puedo imaginar el peso que traen sobre sus hombros, porque no soy papá, pero puedo decirles que jamás van a ser dadores alegres, a menos que conecten el acto de dar con un motivo trascendente. Cuando ustedes caigan en cuenta de que Dios se expresa a través de los actos de amor desinteresado de ustedes, para dar lecciones de protección, va a ser más fácil. Cuando lean y comprueben que es Dios, el verdadero proveedor, y ustedes solo sus fieles administradores, la aprehensión con el tema del futuro, va a derretirse. Y cuando ustedes regresen a ver la cruz, y oler la sangre de un único Hijo que no tenía por qué ser ofrecido, todo va a tener otra perspectiva.

Cuando un papá decide dar y uno le escribe para darle las gracias y responde “con todo mi corazón” está diciendo: “escojo voluntariamente renunciar a eso (tiempo, dinero, fuerzas…orgullo?) para verte bien, porque te amo”.

Y si nosotros, que somos malos, sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuánto más nuestro Padre que está en el cielo… que está, se quedó, nos sostiene y marcó la altura de dar, renunciando voluntariamente, con gozo, a lo que era suyo, lo mejor suyo, por nosotros, los malos, que a veces nos llamamos “buenos” porque pensamos que damos demasiado…

«Dios mío,
mira en el fondo de mi corazón,
y pon a prueba mis pensamientos.
Dime si mi conducta no te agrada,
y enséñame a vivir
como quieres que yo viva.»

Salmo 139:23-24

 

Gracias papa, te tuve y te tengo, te amo. Gracias Alex, te admiro y vamos juntos, Dios puso en tí lo que necesitamos… te amo.

 

También estoy…

En Twitter, en Facebook, en mi Blog

 

7 Replies to “Padre que da, no pierde.”

  1. Gracias por compartir este mensaje en el día del padre, voy a compartirlo esta noche en la célula como una reflexión a todos los padres del grupo y a la vez una exhortación a imitar el ejemplo de nuestro Padre Celestial en esa labor que se les ha encomendado.

    Que preciosa fotografía, Dios te bendiga!!

  2. Llevo 7 años sin haber entendido lo que HOY El Señor me hace entender, obviamente no soy padre pero si tengo un Padre que con lo que usted hoy comparte puedo ver y entender y estar agradecida por tantas cosas que El nos dá, como bien lo dice usted solo para ver la reaccion de nuestra. Muy edificante, bendiones!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *