>
rss search

Montaña Rusa

line

Por Aixa de López

 

Cuando el reloj marcó las 12:00 jamás imaginé lo que Dios tenía en mente. Este año ha sido una verdadera montaña rusa, con vueltas tan intensas y pronunciadas, que a ratos me he querido bajar. Pero aquí voy. No me acostumbro a las sorpresas. No se puede. Lo que estoy desarrollando es un hábito de depender. Esto ya aprendí: no se trata de saber lo que viene para estar tranquila, se trata de tomarle la mano y verlo a Él. Como los sábados de mi infancia con mi papá… Mil destinos, una mano fuerte y segura de la cual podía colgarme, brincar sin preocuparme y ver para arriba esa sonrisa legendaria que siempre fue mi hogar.

Eso ha sido el 2017. Un viaje de asombro, dolor profundo, alegrías inimaginables y progreso en mi dependencia del Soberano.

Y no se termina.

Antes de entregar Lágrimas Valientes, recibí un mensaje que decía: “tienes que decir que si”.

Ok… y me reí.

Era un viaje de autores. Autores. “¿Ya soy eso?” -Pensé-

Entré a la lista como Indiana Jones entró un milisegundo antes que la piedra rodara. ¡Esas Lágrimas Valientes me han dado tantas alegrías!
Y no sé cómo agradecer, solo sé que los regalos que Dios da son para volver a dar, y necesito compartirlo porque será demasiado grande esta alegría para que me quepa en un solo corazón, entonces mejor traigan los suyos como cubetas que llegan a un hidrate que se revienta en medio del verano. Vengan y les cuento.

Philos Project y Lifeway, nos han convidado a varios autores hispanos a visitar Israel para amar mejor nuestros orígenes, porque toda la familia de Dios empezó allí. En su corazón y en ese pedazo de tierra. Y vale la pena ir y explorar la raíz de ese árbol genealógico. Sobre todo así… empapada de Lágrimas Valientes y rodeada de gente que me enseña a amarlo mejor a Él. El destino es un regalo, pero añoro los tiempos de comida, los trayectos, las preguntas y gastarme un cuaderno entero en anotar lo que mi cerebro desvelado probablemente no pueda retener. Voy en plan de aprendiz, aunque entré porque ahora soy “autora”, en realidad, soy alumna perpetua y prueba viviente de que no es del que quiere ni corre, sino de quien Él tiene misericordia. Tengo demasiado que aprender, demasiado de mi aún necesita morir. Creo que una montaña rusa es una buena manera de irme… Dios no nos sube a una cosa de esas por crueldad. Nunca falta el que convence a otro de subirse para verlo sufrir y luego reírse, pero Él no es así. Los tramos de vueltas locas y sorpresas desagradables son dadas porque son necesarias. Nuestros Buen Pastor no sabe desperdiciar, el 2017 debía ser así. Mi corazón lo necesitaba o no hubiera sido dado.

¿Vienen conmigo? Voy a procurar escribir por poquitos y publicar lo que el wifi me permita… porque esto será demasiada bondad, demasiado conocimiento y demasiado amor como para no compartir.

Todo lo que el Señor da o quita, lo da o lo quita para poder conocerlo, amarlo y glorificarlo mejor. Las bajadas horribles y los regalos espléndidos. Toda la montaña rusa.

“¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos! «¿Quién ha conocido la mente del Señor, o quién ha sido su consejero?» «¿Quién le ha dado primero a Dios, para que luego Dios le pague?» Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén.”
‭‭Romanos‬ ‭11:33-36‬ ‭NVI‬‬



Deje un comentario

>