>
rss search

Montaña rusa 5: Arca de Noé

line

Por Aixa de López

 

Uno a la vez. Así se rompe la historia. Un. corazón. A la vez.

Entramos a una exhibición que trata de capturar un episodio de terror para la humanidad entera y es tan vasta la evidencia de nuestras maldades… tan vasta que se apila con descaro en esas fotos de cadáveres… te sobrecoge. Te imposibilita.

Los nazis. El holocausto. Las mamás alistando y despidiendo. Los trenes cargados de niños. La guerra.

Es demasiado.

Suele ser que nos lavamos las manos de aquello que vemos de lejos y sin nombre, pero ¡cómo cambia nuestra mirada cuando nuestros ojos apuntan a un blanco más pequeño! Cuando Dios nos expone a historias con nombre y apellido. Nos conmueve y nos conecta.

Eso me pasó aquí. No puedo sacarme de la cabeza esa pequeña arca de Noé y a ese papá.

Tengo 4 niños. No puedo imaginar hacer sus maletas por tiempo indefinido y sin darles garantías de que nos volveríamos a encontrar.

Robert James se separó de su hija Hazel. Ella fue enviada al campo con parientes (como el 46% de niños ingleses durante la Segunda Guerra Mundial) y él a servicio activo.
Durante ese tiempo, fue haciéndole una pequeña arca de Noé a su pequeña. De par en par hacía los animales a mano, con cajas de cigarro viejas y desperdicios de los kit para soldado que recibían. Sus manos construían algo pequeñito y precioso, mientras peleaba una guerra espantosa con el corazón roto… en medio de la destruccion y quizás sin dormir en su trinchera, Robert mantenía con vida el lazo con su hija. Peleaba con el corazón enlazado al de Hazel.

La guerra no destruye naciones sin arrasar primero los corazones que laten por alguien. El enemigo de Dios se complace en aplastar el mundo que Él hizo, un corazón a la vez, un lazo a la vez, una familia a la vez.

Y así también lo restaura el que nos ama. Un corazón a la vez, un lazo a la vez, una familia a la vez. Ese papá mantuvo la esperanza haciendo esa pequeña arca y algo así me imagino al Señor, con paciencia y un corazón roto, viéndonos destruir lo que Él diseño con amor, preparando su propia Arca, Jesucristo, quien vino y regresará para enderezar de una vez por todas lo torcido y reinar en justicia.

¡Ven pronto Señor! ¡La historia se repite! ¡Veo a muchos Robert James en las noticias! Rompe nuestros corazones una historia a la vez con tal de unirlo al tuyo…

El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento… Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.”
‭‭2 Pedro‬ ‭3:9, 13‬ ‭‬‬

Pd: la exhibición es parte del Imperial war museum.

Ver también Montaña rusa 4: oro

 



Deje un comentario

>