>
rss search

Como espejos

line

Por Aixa de López

 

-A continuación les comparto algo que escribí a petición de algunos Jóvenes de la Fráter, para su celebración de noviembre 2017.-

 

img_8886No tenemos luz propia. Ese es nuestro error. Pensar que está en nosotros producir luz. Y entonces tratamos y fingimos y nos cansamos en lo equivocado… Nunca se ha tratado de nosotros. ¿No lo hemos visto claro? ¿Quién antes de ser usado por Dios, ha sido evaluado por sus habilidades y talentos? ¿O por su récord impecable?

Ninguno. Jamás. Ha sido usado por Dios por lo que tiene que ofrecer. Todos. Siempre. Son usados por Dios para que en su debilidad, Él se haga fuerte.

Moisés, el prófugo tartamudo.

David, el adúltero asesino.

Pablo, el orgulloso perseguidor.

Alguna vez leí que Dios, antes de usar un vaso, lo quiebra… Y es verdad.  Para que alguien brille, debe ver su oscuridad y dejar de pretender generar brillo propio. Porque no está allí. Cada vez que lo intentamos, nos hinchamos y crecemos mal… Y morimos ciegos.

Sale el Sol de justicia y V E M O S…  que cualquiera que se apoya en sus talentos y habilidades, no es apto para el Reino de la luz. Porque este no es un show de talentos. Es una familia a la cual llegamos por misericordia. El reino de la luz, es de los que se rinden porque entendieron que a menos que se conecten al Padre, no hay poder.

Es contradictorio, pero nosotros somos capaces de brillar cuando entendemos nuestra oscuridad y nuestra necesidad de conexión… Y nosotros no podíamos llegar a la fuente, entonces la fuente llegó a nosotros… Todo nuestro esfuerzo para brillar y parecernos al Padre, solo llegaba a ser una chispa débil.

Pero vino Cristo.

Esa columna de fuego que nos iluminó en el desierto, por quien podemos caminar seguros y frente a quien la oscuridad huye. La oscuridad del corazón y del universo entero.

Y frente a Él, con vidas doblegadas, sin nada que ocultar y agotados de tratar… Sucede… Que empezamos a reflejar… Su fuego. Sólo brillamos como espejos. Ese es nuestro rol.



Deje un comentario

>