>
rss search

next page next page close

Oración por un hijo varón

Oración por un hijo varón

Por Aixa de López

Señor, gracias por darme esta herencia, reconozco que mi hijo te pertenece.

Te pido que lo persigas y lo venzas, lo atraigas hacia ti y le concedas verte.

Que sea fortalecido en lo íntimo de su ser, al conocer el amor alto, ancho, largo y profundo de Cristo, que lo ha sostenido desde siempre. 

Que proveas para su vida otros hombres llenos de tu Espíritu que te amen a ti más que a sí mismos o a él, para que en verdadera comunidad, camine en disciplina y gozo. 

Que su fuerza sea llorar su debilidad ante . 

Que sueñe tus sueños y haga Tu voluntad. Que su ambición sea una vida generosa en servicio y sacrificio, que sea el líder en pedir perdón y perdonar. 

Que su vida privada sea lo más honroso para . Que clame para ser íntegro en lo íntimo de su corazón.

Que su seguridad sea saber que es aceptado por el Padre por el trabajo terminado de Jesús a su favor, y no por los logros que se pueden colgar en la pared. 

Que su corazón anhele la Palabra, para que todos los días y poco a poco, muera él y vivas Tú.

En el nombre de Jesús,

Amén

Basada en Efesios 3:16-19

Originalmente publicado en el libro Oraciones y Reflexiones.

*Fotos por Aixa de López, Manuel Aldana y Fredy Cándido


next page next page close

Carta para Fulano

Carta para Fulano

Por Aixa de López

Me escribió respetuosa pero desesperadamente. No sé cómo se logra eso en 140 caracteres, pero lo hizo. Y debe ser, que Alguien más fuerte, grande y compasivo estaba detrás de esto.

Un muchacho de otro país que hacía un par de años había sido rescatado por Jesús, me contó su tremendo dilema: a pesar de luchar y rogar sinceramente, aún sentía atracción hacia otros muchachos. 

Me tomó meses publicarlo. Me debatía sobre hacerlo o no, pero el Amor y ternura que siento se volvió más que carga, en una necesidad de ser compartida. He llegado a imaginar que si este joven se atrevió a confesarlo y escribirme, habrán una docena… ¿un centenar… o mil? Que jamás lo harán, pero quizás en este medio masivo, se pueden sentir a salvo y suficientemente anónimos como para leer algo más que condenación y soluciones cliché.

Esta carta va dedicada a los que sufren en silencio y lloran de vergüenza porque sinceramente tratan y no logran “arreglarse”.

Esta es la versión extendida de la carta real que le mandé a este hermano mío…

Querido Fulano:

¡wow! Fulano… primero debo agradecerte la confianza que me has tenido para darme a conocer esto. El Espíritu Santo está trabajando en ti. Sin esa incomodidad e insatisfacción profunda, no sentirías necesario extender la mano para pedir auxilio.

Lamento admitir que la iglesia en general abarca este tema con demasiada simpleza, escaza empatía y a veces hasta tremenda crueldad y me alivia saber que estás insatisfecho… ¡porque Dios no te piensa dejar! Él es tan bueno en verdad…

Lo primero que debo decirte es la verdad… el mundo te grita que vivas TU verdad, que si no satisfaces TUS deseos y TU versión de felicidad, vas a morir incompleto e infeliz. Pero no es cierto. El Jesús al que has decidido seguir nos invita a tomar nuestra cruz, ir contra la corriente (aún de nuestra corriente privada) y experimentar algo que no se encuentra por ningún otro lado.

El meollo del asunto es dejar de enfocarte en tu desempeño y comiences a enfocarte en Jesús y sudesempeño perfecto. Jesús intercambió voluntariamente lugares contigo para que su record y vidas perfectas, estuvieran a tu nombre, para que pudieras venir a Su Padre y ser adoptado como hijo, y Él no te viera a ti y tu vida rota, sino a Jesús y su belleza. Nuestra paz, es que Dios primero llama, y luego transforma. No al revés. Él nos amó cuando estábamos muertos en delitos y pecados. Esta historia de amor, la empezó Él, no tú. El sabe TODO de ti y siempre lo ha sabido, y aparece cada mañana con ese mismo amor.

A medida que veas el valor -y la locura- de ese intercambio, vas a tener más afecto por Cristo y serás satisfecho. Todo lo demás será añadidura. El “secreto” de la santidad no es la fuerza de voluntad, Fulano, es confiar. Confiar en que Jesús y el gozo que ofrece si mueres a ti, será infinitamente superior a dar tu brazo a torcer cuando la tentación llegue a la puerta. Es cosa de confianza, no de fuerza.

Y nunca olvides que todos los que entraremos al cielo, lo haremos únicamente porque el Dueño nos regaló el derecho porque Él es bueno, no porque nosotros lo seamos, y porque llevamos una hermosa y enorme estampa encima que dice: Pecador Arrepentido. Nadie puede verte para abajo, porque tu lucha sólo varía en la forma. Todos pelean sus diferentes luchas y todos vamos en el mismo barco. Además, habrán luchas por pelear hasta el día en que muramos, para muchos es la mentira, para otros es la glotonería y para ti es el homosexualismo. La promesa es que seremos perfectos por la gracia que nos lava y cubre y el día de llegar a casa, seremos libres completamente. Persevera.

Te digo… la solución no es que las señoras del ministerio de oración te consigan con quién casarte. Mucha gente heterosexual no vive una vida satisfecha en Cristo y se casa por las razones equivocadas. Quizás nunca te cases, eso no es pecado. Conozco gente soltera que vive satisfecha en Jesús y su existencia es feliz y plena. Llena de vida, de servicio al prójimo y de relaciones preciosas. Dios los hace habitar en familia de manera diferente. En santidad. Él siempre provee. Quizás… quizás, no se trate de encontrar esposa, sino de encontrarte en Quien más te ama en toda la galaxia!!

Una última cosa: sos hombre. Hombre es el que corre a Cristo sin máscaras y llora por ver muy claro su pecado y muere a sí mismo por el bien de otros y para la gloria de Dios. No te quepa duda. Jesús es el máximo ejemplo de hombría porque no hizo lo que tenía ganas de hacer sino lo que era la voluntad de su Padre.

Tu vida tiene propósito. Escóndete en Jesús y cuando te acerques al Padre escucharás lo que le dice a Él: “este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”. Eres suyo, y Él no abandona la obra de sus manos.

En Cristo,

Aixa

PD: Les comparto algunos recursos excelentes respecto del tema…

Series en Aviva Nuestros Corazones

Conferencia Por Su Causa 2019 (ir hasta abajo)

Libro Revolución Sexual

Libro Chica Gay Dios Bueno

Este escrito fue publicado en mi libro Lágrimas Valientes (Lifeway 2017)


next page next page close

Agua limpia y fuego

Agua limpia y fuego

Por Aixa de López

Miraba a su alrededor y esos volcanes de logros, dinero y propiedades, resultaban siendo nada. Alcanzar todo lo que uno en su carne sueña y descubrir que no es suficiente, es una de las más grandes dichas que pudiéramos recibir, aunque es humanamente imposible que lo lleguemos a desear. Es gracia común cuando se llega al fondo de la felicidad que uno mismo fabrica. Cuando Dios permite que se junten nubes negras que traen lluvia al corazón de un hombre de mente brillante, puede que esté a punto de inundar de esperanza otras miles –o millones– de vidas. La luz llega a las vidas solamente a través del quebranto de alguien, y el agua igual.

Su abuelo siempre les decía “ningún árbol come sus propios frutos, fuimos hechos para dar” aunque confiesa que por años -40 para ser exactos- no comprendió esas palabras y fue hasta ese punto cuando se animó a preguntarle a su hermana, una trabajadora social dedicada a llevar agua saludable a comunidades en riesgo, cómo podía servir en su fundación; así comenzó el camino hacia una nueva dicha, una que no había conocido. Y todos los detalles a lo largo del trayecto, son una colección de parábolas…

 

Nos explica del barro -tomando un poco de la muestra entre sus manos- la materia prima que necesita tener ciertas cualidades. Este viene de Rabinal, un lugar a unas 6 horas de la planta de producción. “Quizás sea ineficiente hacerlo así, pero esta es la arcilla perfecta… es arcilla de tres mil añosHemos probado otras y no funcionan igual”. La humedecen, moldean y rellenan de aserrín, que expuesto al calor extremo, eventualmente se convierte en el carbón que quitará los sabores y olores indeseables. Cada pieza se marca y coloca en anaqueles que gozan de la circulación del aire natural, haciendo posible que esta sea una línea de producción completamente verde. Un alfarero francés vino y ayudó escoger el terreno y a diseñar los techos para no usar un sólo ventilador. Evidentemente, el corazón del Sr. Wilson se desborda cuando habla… seguimos caminando y dice “todo el proceso importa, ¡pero esto… esto es de precisión!” Haciendo una pequeña pausa de emoción señalando al horno.

Momentos antes nos había recibido con una alegría que no pide prestada, que le ha sido dada a raíz de descubrir la fuerza imparable que es servir a su prójimo. El recorrido por la fábrica es una mezcla perfectamente entrelazada de ética laboral, justicia social, historia familiar y redención personal… y es completamente fascinante porque todo lo bueno, justo y puro, tiene un sólo origen, aunque no sé si siempre nos demos cuenta.

Es asombroso descubrir que lo que hace posible que yo tome agua cada día sin morir, sea el fuego (aunque parezca dramático decirlo, es el agua contaminada lo que mata mas personas en el mundo). A menos que se respete el tiempo, temperatura y longitud del proceso, todo resultaría inútil y serían al final, simples macetas. Solamente cuando son sometidas a ese pequeño infierno, serán completamente útiles para hacer lo que necesitan ser… y veo a los trabajadores de esta fase, especialmente atentos. La supervisión es elemental y hasta el hecho de abrir el horno requiere entrenamiento especial, o se echan a perder las piezas. La etapa más determinante del proceso es la mejor atendida. La parte más difícil es la más cuidada… ¡un increíble consuelo para esta vasija! El responsable es el mas invertido en que todo esto resulte bien, aunque momentáneamente parezca estar matando su creación.

Y allí no termina todo. Al enfriarse, deben ser sometidas a prueba… me suena familiar. Muy familiar…

Hace bien al alma observar de cerca las vidas que ya caminan con miras a lo que no se puede ver, esos que están felizmente obsesionados con servir y dejar un legado de generosidad. Nos hace bien observar el agua limpia que sale de las almas que han sido pasadas por fuego, a los árboles que se volvieron bosque porque han regado semillas por todos lados.

Para conocer más sobre ecofiltro ir aquí.

Gracias por invitar a Alianza Cristiana para los Huérfanos e invertir en inspirarnos.

Fotos por Aixa de López


next page next page close

Hueso roto

Hueso roto

Una carta a la familia espiritual cuando uno de nosotros cae…

Me duele el corazón todo lo que estamos pasando. EstaMOS, así en plural, porque jamás un pecado cometido en privado se queda sin pasar la factura a cuantos amamos al que lo cometió y a los que destruye con él. No creo equivocarme cuando digo que ninguno de nosotros ha sido el mismo desde la noticia. No se funciona igual con un corazón roto… se rompe y se le salen tantas preguntas… pero les escribo para que nos esforcemos en hacer las correctas… esas deben siempre referirse más a nosotros mismos que al del pecado más notorio del momento.

Parte de lo que hace esto tan doloroso, es que entre nosotros alguien pudo atravesar estos niveles de dolor y enfriamiento, ¡sin que los demás nos diéramos cuenta!. Sea producto de una buena producción de fachada o no, yo regreso en los recuerdos y me pregunto ¿cómo fue posible «convivir» sin ser realmente visto? ¿Qué faltó o falta? ¿Cómo es realmente la vida en comunidad a la que fuimos llamados? ¿Estamos empujándonos unos a otros hacia Jesús y Su Palabra o solo hacia producir algo para Él? ¿Estamos demasiado ocupados para que Él nos conozca? (Porque ¿recuerdan esas espeluznantes palabras de Jesús «apártense de mi… nunca los conocí»?); Es horrible pero necesario reconocer que es completamente posible trabajar para Jesús sin sostener una relación viva con Él. Es completamente posible andar haciendo cosas en Su Nombre sin realmente conocerlo.

Perdemos demasiado tiempo pasando por alto esto y es serio ¡de muerte! ¿qué clase de pueblo somos, que es posible vivir estas vidas falsas por tanto tiempo? ¡Tenemos parte si no lo hablamos!

Es imposible ser los mismos después de conocer la caída de un miembro del Cuerpo; tratar de fingir que el hueso roto sólo necesita una venda y maquillaje cobrará caro a largo plazo.

¿Y si nos hacemos preguntas más directas y difíciles? Preguntas amorosas y oportunas como ¿cómo están tus tiempos con Dios? ¿Que estás leyendo en tu Biblia? ¿Ya viste tu orgullo en x o y?… porque ya no es tiempo de jugar a la política dentro de la iglesia y la máxima prioridad es la gloria de Dios y la santidad, no ganar un concurso de popularidad y caer bien siempre. El estado de nuestras almas, la relación con Dios… Eso debería ser la máxima prioridad de los amigos que comparten el vínculo real en Cristo.

Si me aman, me van a decir la verdad no lo que quiero escuchar (por eso tengo mucho cuidado cuando percibo que alguien me adula y persuado las amistades que no están para nada impresionados con alguno de mis dones). Pido lo mismo para Alex. No dejen pasar lo que ustedes saben que no se cuadra a las Escrituras. Eso es amor y verdadera comunión.

Dios diseñó Su Cuerpo para guardarnos del error e irnos alertando. No se puede ser cristiano y aislado al mismo tiempo. «La relación con Dios es personal pero jamás privada». No se trata solo de pasar tiempo juntos y sacar la tarea del momento, sino de pasar a ser un oasis seguro para expresar las dudas, temores y confesar los pecados regularmente sin temor a la burla, el juicio o la indiferencia, para que regresemos a la cruz juntos, vez tras vez, porque sólo en ella existe la posibilidad de darle la gloria a Dios viviendo en santidad… creciendo en humildad al ver claro lo que nuestro Cristo estuvo dispuesto a pagar por nuestras asquerosidades. Ese es precisamente el vínculo que nos hizo familia…

Antes de ser equipo de trabajo, somos Cuerpo. No nos pertenecemos a nosotros mismos, nos pertenecemos a Cristo y unos a otros y marcamos la pauta para el mundo, de cómo se encarna la vida abundante. Que estos dolores nos muestren nuestro propio potencial de destruir y nos quite los temores de hablar la verdad en amor.

“Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.”

‭‭

Gálatas‬ ‭6:1-2‬ ‭

En Cristo,

Aixa


next page next page close

La bisagra

La bisagra

por Aixa de López

Foto Unsplash

La esperanza es la bisagra en la cual se determina el curso de una vida. Eso en lo cual esperamos es lo que empuja todo lo que somos… el objeto de nuestra esperanza comanda lo que hacemos. Esto puede o no ser consciente, pero todos estamos siendo completamente moldeados por eso que esperamos.

Si lo pensamos bien, es ilógico enojarnos con la gente que, sin tener esperanza eterna, lleva vidas egocéntricas… ¿porqué habrían de vivirlas diferente? Sin un anhelo que nazca de esperar un Reino perfecto y eterno ¡por supuesto que se vive desesperado arrancando con las manos lo que nos quepa en esta vida! Algo así como los niños pequeños en las piñatas… cae el torrente de dulces y en sus mentes la lógica es: o me lanzo y arrebato todo lo que pueda ahora o ¡nunca más en la vida tendré acceso a un botín así!. Una de mis hijas ha perfeccionado el arte de lanzarse tal retro excavadora, que almacena entre sus piernas encuclilladas un pequeño volcán de azúcar, Alegría y orgullo… a medida que han crecido, mis demás hijos han aprendido a escoger cuál dulce vale la pena persuadir… saben qué hay otras 10 maneras de conseguir uno.

¿Cómo es que se dobla la bisagra?

Al recibir la noticia de que nuestra ciudadanía está en otro lado y que nos espera la dicha perfecta que no alcanzamos a siquiera imaginar, tenemos la oportunidad de soltar los puños de dulces quebrados -mezclados con tierra y grama- para disfrutar de la fiesta y hasta repartir dulces porque sabemos que hay muchísimo, muchísimo más. La Esperanza que alimenta una vida para la eternidad se hace evidente en las decisiones que tomamos. Una a una, delatan que estamos esperando a Alguien Perfecto que ya viene a liberarnos por fin. Del dolor, de la muerte y del pecado con el cual luchamos hasta cuando dormimos. Los que esperan ver a los ojos a Su premio y Herencia son trasformados en extranjeros incómodos y servidores sacrificiales en un mundo que no entiende… la bisagra se dobla para dejar abrir la puerta hacia la verdadera fiesta…

“Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera solo para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los mortales.”

‭‭1 Corintios‬ ‭15:19‬


next page next page close

No quiero ser conferencista

No quiero ser conferencista

por Aixa de López

Señorita García, silencio. Señorita García, cállese. Señorita García y compañía, sepárense por favor. Señorita García… ¿puede dejar de hablar?

¡Dios me hizo llena hasta el copete con palabras! Siempre encontré como pintar historias y conseguirme un lugar con ellas y cuando pensó en redimirme, incluyó mi boca, porque empezó en mi corazón, que es de donde salen… cuando Dios nos salva y nos hace de nuevo, no borra los rasgos que pensó usar desde el principio para Su gloria, más bien, empieza a transformar nuestros amores y a encausar nuestras virtudes hasta dejarnos sin otra opción que alabarlo con el dominio propio que resulta de confiarle todo lo que somos. En su impresionante gracia, estoy aprendiendo a administrar y someter mi corazón y pensamientos a Su Palabra y entonces mis palabras salen diferente… hemos pasado de “Señorita García, cállese” a “¿A donde podríamos contactarla para que venga a hablar?”… en serio me impresiona este giro en mi historia. Ahora viajo muchas millas para que mujeres oigan lo que digo. ¡Qué locura!

No pierdo de vista el peligro y pienso… no quiero en absoluto ser conferencista. He conocido varios. Con pasaportes llenos de estampas, redes sociales atiborradas de likes, guardarropas y maquillaje a la orden del día, mil conocidos por todos lados… abren la boca para dejar a quienes les escuchan peor de cómo llegaron. Peor, porque se quedan igual pero piensan que todo cambió porque sus emociones fueron movidas por un par de horas y ahora quizás tienen una nueva lista de resoluciones o aun más afirmaciones acerca de sus ideas torcidas de todo lo piensan que merecen. Elevarse sólo para caer más fuerte. Ser conferencista es relativamente fácil, más si la base es el carisma y talento naturales. Estos se pueden desplegar majestuosamente sobre una plataforma, solo para luego empacar y largarse. Apantallar no requiere relación, permanencia o compromiso. Y tampoco someterse al Espíritu de Dios. Conseguir aplausos de gente que no te conoce es algo altamente peligroso para nuestras almas y las de ellos. Lo sé y por lo mismo he resuelto que no quiero ser conferencista. Más bien, quiero ser sembradora fiel en lo pequeño, privado y cotidiano. Quiero tener raíces y comer con gente que no se impresiona con algo de lo que hago porque me conoce en el peor de los momentos. Me he propuesto “salir” únicamente si procuro mantenerme anclada en la comunidad que el mismo Dios que me rescató, preparó para mi, no solo para protegerme de mi misma y del engaño que pudiera venir de afuera, sino en donde yo veo y busco oportunidades de arremangarme y ser incomodada al servirles.

Si me llaman para hablar, Dios me libre de montar una actuación sin sustancia y usar a mis oyentes para validar mi frágil auto-estima. Si viajo, que sea porque hago tiempo dentro de mi vida verdadera, en la cual estoy siendo constantemente probada, empujada, moldeada y conocida (por el Señor y por mi gente). Si doy una conferencia, mi deseo mas fuerte es abrir la boca para repartir de eso que me sostiene haciendo cosas difíciles que humanamente, no tienen sentido, por amor a mi prójimo, que al final son ovejas amadísimas del Pastor que dio Su propia vida para rescatarlas. No quiero ser conferencista, quiero ser una mujer humilde y fiel y administrar las palabras, el conocimiento y la plataforma que se me confíe creyendo, como dice Nancy Guthrie, que “la Palabra de Dios es suficiente para hacer el trabajo de Dios” y que es imposible entregarla sin la ayuda de Su Espíritu. Quiero ser un vaso en el cual se reparte el agua de vida eterna que tiene la capacidad de hacer crecer la semilla del Evangelio, porque sólo El tiene el poder de transformar, de traer de muerte a vida, mucho tiempo después de que yo regrese a desempacar mi ropa sucia.

Si llego a pararme para entretener, afirmar a mis oyentes en su egoísmo o estupidez o deseando agrandar mi propio nombre, que Dios sea quien me diga “señora de López, silencio por favor”.

Foto por Ronnie Mosley -Capturing grace around the world

“Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza. Persevera en todo ello, porque así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen.” -1 Timoteo 4:16


next page next page close

Por los que no han nacido

Por los que no han nacido

por Aixa de López

Se siente como en Egipto. Se siente como en Belén. Los soldados rodeando las casas para venir por los pequeños. El enemigo del Creador, destruyendo. Los rastros de llanto como riachuelos que se unen al río que se lleva a los niños… pero hoy… ¡los padres los entregan con tambores y bailes! los padres huyendo de su puesto, pagando por abortos y las madres, hipnotizadas por la serpiente con la vieja mentira: “puedes ser como Dios… eres dueña de tu cuerpo”… hemos perdido la cabeza. Hemos perdido el asombro de los milagros cotidianos. Nos creemos Señores. Perdimos la reverencia y la maravilla. Hemos llegado a ser desechables, opcionales y robóticos. No comprendemos que al destruir a nuestros niños, nos atamos una piedra de molino al cuello y somos los siguientes en ser arrastrados por la corriente incontrolable… hemos perdido la cabeza y quizás el corazón.

¡Sálvanos Rey Bueno! ¡Sálvanos Tú que te hiciste niño, Tú que escogiste experimentar nuestras desgracias y bellezas desde cero, desde el vientre, desde el parto! Devuélvenos el asombro de ser testigos de tus manos trabajando en el banco del alfarero, haznos ver en cada ultrasonido tus huellas digitales y en cada latido tu canto. Conmuévenos con ver la misericordia que es confiarnos -a nosotros los malvados- tus bellezas más vulnerables. Tráenos de vuelta a la humildad de considerarnos criaturas y que nuestros corazones se sepan dichosos por necesitarte. Danos por favor la perspectiva correcta y que estimemos como bendición y herencia tuya a cada niño, aunque el mundo lo llame inconveniencia. ¡Sálvanos Rey Bueno que se hizo niño, que se hizo embrion, que se hizo quebrable para darnos vida!

Te necesitamos cada vez que abrimos Tu Libro para ver cada vida a través de Tus ojos preciosos, nuestro entendimiento limitado sólo quiere pedir “niños sanitos” y a menudo oigo «es lo más importante», pero recuérdanos la verdad y que al nacer, nuestros niños hallen padres conscientes de su mayor necesidad, que es reconocerse como incapaces de salvarse y que en ese entendimiento, estén creciendo en humildad delante tuyo, que estén convencidos que es imposible vivir como tú mandas sin tu ayuda y que a partir de eso, nuestros pequeños corran a ti porque nos ven hacerlo.

Que tanto papás y mamás puedan descansar en Tu inmensa bondad y soberanía y no en su habilidad o cuenta bancaria. Que Tú seas el Esposo y Padre de las que están solas. Que tus brazos -tu Iglesia- las rodeen de amor y sostén y a medida que les crezca el vientre, su comunidad crezca en misericordia, servicio y amor a la verdad. Que cada bebé que aún no ha nacido emerja a la luz conectando la mirada con los que han sido destinados a darle identidad y protección para su bien y Tu gloria. Que eventualmente, ese amor de una vía lo empuje a conectar su mirada con la mirada del Rey Bueno, que se hizo niño, que se hizo embrión y que lo ha amado desde siempre.

Que Tu Espíritu nos invada de una profunda tristeza por nuestros crímenes secretos, que quienes han hecho de su vientre una tumba llamen al pecado por su nombre y sean libres en Tu presencia. Que las mujeres que se maquillan una sonrisa para asistir a la iglesia pero que llevan enterrado el recuerdo de un aborto puedan experimentar una inundación de tu gracia. Que reciban ese regalo precioso del verdadero arrepentimiento junto con los hombres que por su cobardía o indiferencia, han contribuido a que el Belén donde se oyeron coros de ángeles, se convierta en un mar de alaridos.

Por todos los pequeños mas pequeños te rogamos, Rey Bueno y poderoso, Rey del Cielo y de la tierra que formas vida en los vientres, que te hiciste chiquito y «quebrable» para hacernos tuyos.

En el Nombre de ese Rey, de Jesús, Amén.

«Tú creaste mis entrañas, me formaste en el vientre de mi madre…» Salmo 139


next page next page close

Huellas de León

Huellas de León

Por Aixa de López

Te sentaste a su lado en la estación del tren sin conocerla… Alguien más grande arregla este tipo de citas porque nos conoce de antemano. Antes de que veamos la luz del día o la oscuridad del vientre. Mucho antes.

¿Cuántos pasos de tu casa a esa banca?

Quien cuenta los cabellos de tu cabeza y de tu barba, cuenta tus pasos y calcula los encuentros. Te sigue.

He llegado a limitarme por fuera: te escucho, te veo, me río y te abrazo, pero no confundas mi silencio con aprobación pasiva. Mi corazón ruge por dentro con oraciones desesperadas para que el León te alcance. Puede que mi boca no pronuncie lo que siento o lo que sé que necesitas oír, pero tengo absoluta confianza que mientras yo doblo las rodillas de mi alma y ruego en silencio por la tuya, Dios abre alguna otra boca, de la cual recibirás con asombro exactamente el mismo mensaje… porque lo que tenemos que decir no se trata ni de ti, ni de nosotros… a veces no serán mis cuerdas vocales las que suenen ni sea mi lengua la que se mueva para que tus oídos oigan, pero será el rugido del mismo León el que vaya abriéndose paso hasta hacerse casa en tu corazón, una conversación a la vez.

El León te sigue.

Yo dejé de depender de mi presencia o capacidad hace mucho tiempo porque he visto que Quien viene peleando por tu afecto no puede ser vencido y no existe límite capaz de detenerlo… y aunque tengo un mayor sentido de urgencia a medida que pasa el tiempo, mi estrategia va cambiando: de hablar contigo a rogarle a Él, porque Él puede.

Yo te digo adiós y me voy al sur -contigo en mi oración- y Él te encuentra exactamente en la estación del tren donde sabe que puede darte otro destello de luz y dejarse ver. Esta vez la usa a ella. Jamás besada, atenta al rugido, astuta como serpiente y mansa como paloma. Un soldado en misión: con preguntas compasivas e inteligentes, oídos atentos y realmente interesados en escuchar a alguien que piensa diferente, lista para dar razón de su esperanza. Otra boca, mismo rugido.

Yo no necesito estar para que el Buen Pastor, el Gran León, llame a tu nombre. Si eres Suyo, no descansará hasta tenerte. Sigo su voz amándote en mis oraciones, viéndote como aún no eres: libre y valiente, ejecutando Su plan. Te veo como sé que Él te ve. No existen casos perdidos para Aslan. No hay locos inalcanzables para el León que se llama Amor.

Mientras viva, mis rodillas se doblarán para unirme al rugido que te llama usando la boca del que a Él le plazca en la estación del tren, en la orilla de la playa, en la cocina pequeña, en la pared por pintar. Y llegará su música a tus oídos y su luz a tus ojos, y verás claramente que detrás de ti y rodeándote por completo siempre han habido huellas del León que te sigue.

Foto 1 https://unsplash.com/@laukev

Foto 2  Charles Forerunner on Unsplash


next page

Oración por un hijo varón

Señor, gracias por darme esta herencia, reconozcoque mi hijo te pertenece. Te...
article post

Carta para Fulano

Me escribió respetuosa pero desesperadamente. No sé cómo se logra eso en 140...
article post

Agua limpia y fuego

Miraba a su alrededor y esos volcanes de logros, dinero y propiedades, resultaban siendo...
article post

Hueso roto

Una carta a la familia espiritual cuando uno de nosotros cae… Me duele el corazón todo lo que estamos pasando. EstaMOS,...
article post

La bisagra

La esperanza es la bisagra en la cual se determina el curso de una vida. Eso en lo cual esperamos es lo que...
article post

No quiero ser conferencista

Señorita García, silencio. Señorita García, cállese. Señorita García y compañía,...
article post

Por los que no han nacido

Se siente como en Egipto. Se siente como en Belén. Los soldados rodeando las casas para...
article post

Huellas de León

Te sentaste a su lado en la estación del tren sin conocerla… Alguien más grande...
article post